Para demostrar que un buen cabello es la mejor manera de mostrar nuestra mejor cara, hemos decidido precisamente no enseñar caras. Porque si la cara es el espejo del alma, el cabello es el espejo de la cara.