HISTORIAS QUE MERECEN UN AVIÓN

Carlos Vasquez regenta una pequeña lavandería en Manhattan. En 2012 colgó un cartel en su escaparate en el que se ofrecía a lavar el traje gratis a personas desempleadas que tuvieran una entrevista de trabajo.
Nos pareció una buena idea bautizar a uno de nuestros aviones con su nombre. Y nos pareció también una buena idea convertir esa idea en una campaña publicitaria.

Cliente:
Vueling

Compartir: