La Grossa de Cap d’Any

Vender ilusión no es ni difícil ni novedoso. Hacerlo teniendo como punto de partida la envidia sí que es algo distinto y sorprendente. Si a eso le sumamos el humor y una canción ad hoc para la ocasión, el resultado es de todo menos previsible ¡Quedáis avisados!